miércoles, 13 de agosto de 2014

Por volver a disfrutar


Me miro en el espejo y no me reconozco, hace tiempo que me pasa, mucho, tal vez demasiado... o no, quien sabe. Hasta ahora no lo he querido reconocer y solo he dado pequeños pasitos para intentar encontrarme de nuevo. No es que no haya sido feliz, eso sería mentir, pero tal vez no haya sido yo misma.
Hace cuatro años inicié un camino sin retroceso, un giro brutal en mi vida y difícil de aceptar porque la decisión había sido forzada, obligada, no era mi decisión. Ese camino, muy diferente, hizo que entrara en una rueda que cada vez se ha hecho más grande, que ha cogido más velocidad y que no os voy a mentir, me ha aportado mucho, pero tal vez me ha absorbido demasiado.

Pero todo pasa por alguna razón y esa rueda hace algo más de un mes se paró e hizo que tomara algunas decisiones, esta vez si, tomadas por mi.
Decisiones de trabajo, motivadas por trabajo y que afectan a mi vida personal. El destino ha querido que a través del trabajo conociera a grandes personas que pasaran de ser pacientes a ser amigos y que esos amigos casualmente practicaran deporte y eso y muchas otras cosas han hecho que el deporte me vuelva a unir a personas y el deporte se vuelva a unir conmigo y ahora si, empiezo a reconocerme, pero poco a poco esto solo acaba de empezar.
Pero ¡eh! ¡calma!! Que mi momento ya pasó, que mi momento ya lo tuve, ni quiero ni busco resultados, busco ocio, personas, buenos momentos y recuperar mi autoestima que aun no se donde la dejé...!
Me he prometido no volver a decir eso de... "quien me ha visto y quien me ve", me he prometido tener la fuerza de antes para superar todo lo malo y me he prometido volver a verme bien, disfrutar nadando, pedaleando y quien sabe si algún día corriendo (por ahora no...) Me he puesto retos personales, pero sobre todo me he propuesto sonreír, sonreír mucho!

Hasta ahora mi vida laboral iba en dos direcciones, la primera mis pacientes, la segunda el fútbol, pues bien esa decisión tomada es no seguir trabajando los fines de semana, por lo que mi etapa en clubes de fútbol ha terminado, y mi vida laboral ha empezado a ir en una sola dirección, toda mi fuerza concentrada para tratar, recuperar y estar por mis pacientes. Por una parte es una lástima que en el mundo del fútbol las mujeres no tengamos lugar, da igual lo buena que seas, o lo mala, por delante está el sexo, así que una vez asumido esto yo decidí que por delante del fútbol está mi vida personal y ahora con ello el deporte, porque os puedo asegurar que de lunes a viernes voy a trabajar como nadie, pero las brazadas, las salidas en bici y las esquiadas de los fines de semana no me las va a quitar nadie. Así pues una decisión laboral, motivada por temas personales que tampoco hubiera llegado sin esas personas a las que les agradezco eternamente lo que han hecho, que vuelva a disfrutar haciendo deporte, aunque sea de forma diferente. Gracias!

Así pues hoy le he quitado el polvo a muchas cosas:
A las fotos y recuerdos acuáticos...
A las medallas y a las copas ganadas...
A los diplomas y los recortes de prensa...
Simplemente para recordar quien soy para quitarle el polvo al bañador, para ir... al agua patos!!!

Como decía aquella canción del canto del loco que tanto habíamos escuchado en concentraciones de la selección....
Por volver a disfrutar...!

Empecemos...! que cuatro años son muchos y hay que ponerse en forma!!!


miércoles, 23 de abril de 2014

Para siempre

Lo difícil no es conseguir aquello que te propongas, no es lograr sueños, no es sentir algo, lo verdaderamente difícil es dejarlo ir...

Supongo que para dejar ir algo, hay que cerrar esa carpeta, acabar una historia, decir un adiós. Yo no lo hice, no me dejaron, es un NO que no superé. Y es que, como cuesta aceptar que ya no tienes eso que te llenaba, que te hacía sentir, que te hacía feliz. 
Por eso he dejado pasar cuatro años para volver, para volver a Mimizan, el lugar donde me retiré sin saberlo, el lugar donde también debuté en la distancia de 25 km, el primero y el último, cerré un círculo que no se debía cerrar allí.

Hace pocos días estaba de vacaciones Hossegor esta semana santa, con buenos amigos, con grandes amigos que me ha dejado la natación, de esos que puede que estés meses sin hablar, pero cuando vuelves es como si no hubiera pasado el tiempo. Estaba pasando unos días de desconexión, necesarios para desconectar del trabajo y de los problemas, de las responsabilidades, de los males de amores y de todo aquello que forma parte de la rutina. Nada como irse bien lejos en buena compañía para romper con todo. Y es que a veces para seguir hace falta empezar de nuevo.

Como decía, los días en Hossegor estuvieron muy bien, no podía ser de otra manera, playa, solecito, comida, bebida, compras y una estupenda compañía, con la que recordábamos muchos instantes y momentos del pasado, en piscinas, de vacaciones, sensaciones, vivencias... Buen rollo muy buen rollo, cuando te das cuenta que te unen muchas cosas y que el cloro te hace de una pasta especial. Es guai, muy guai!

Con tanto recuerdo acuático se me ocurrió el domingo cuando todo el mundo volvía a casa y a mi me quedaban unas horas en Donosti, irme hacia el norte de Francia, hacia el lugar donde di mis últimas brazadas como nadadora, donde nadé mi último 25 km, donde toqué mi última placa, donde gané mi última medalla, donde por última vez levanté el pulgar en señal de victoria, satisfacción y felicidad. Mimizan fue el lugar donde cualquier otro nadador hubiera llorado con una mezcla de tristeza y felicidad. Yo no lo hice porque no sabía que iba a ser mi última puesta de largo.

Así que por este motivo me fui yo sola a Mimizan, toda pérdida debe tener un duelo y yo en mayo de hace cuatro años no lloré, no sabía si iba hacerlo hoy, pero si sabía que quería llegar allí, sentarme en el pantalán y respirar hondo antes de decir adiós. 
Y así lo hice, pero cuando llegué, y me acerqué y toqué el agua y me visualicé nadando, acabando 25 km tercera, con un hombro operado y con una sonrisa de oreja a oreja, fue inevitable romper a llorar. Y si, lloré a moco tendido, hasta suspiraba! Pero eso solo es señal que allí, ese día, aunque no supiera que se acababa, fui extremadamente feliz.
La vida son etapas, todo pasa y hay que cosas que hay que dejarlas ir, pero sabéis que? Que yo me niego a hacerlo, dije adiós a Mimizan, y a los 25 km y a todo lo que eso suponía, pero no dije adiós al sentimiento de felicidad, de lucha, de satisfacción por conseguir todo aquello que todo el mundo decía que no sería capaz. 
Y es que hay cosas que llenan demasiado como para dejarlas ir... Demasiado...
Hasta siempre Mimizan!!!


viernes, 14 de febrero de 2014

Als meus amics

L'altre dia una amiga em va enviar aquest  article de la Tatiana Sisquella, que en pau descansi, i avui el vull compartir amb vosaltres.
Un escrit que per un moment em va fer pensar en tota la meva gent, inclús em van treure més d'un somriure, en aquest escrit podia classificar molta de la meva gent, però no per això us copio aquí aquestes paraules, he volgut fer un homenatge a totes aquelles persones que donen sentit a moltes coses, les que estan aquí, les que estan lluny, les que han estat, i les que no hi son físicament però en el fons se que hi son.
Les que m'estimen i les que d'una manera o altre també estimo, a les que a vegades no hi he estat però tot i així segueixen allà...
Pels moments, pels bons i pels dolents, va per vosaltres!

Als meus amics

L'amic que sempre t'arrenca un somriure amb alguna anècdota mig real mig inventada. L'amiga que et truca només per saber com vas i no vol parlar de res en concret, però et té al telèfon 20 minuts. La que no truca mai, però saps que hi pensa. L'amic amb qui tens converses transcendentals, d'aquelles que només es poden tenir en la penombra, i l'amiga amb qui parles del dia a dia, de les revistes del cor i dels plans del cap de setmana. Les amigues d'anar a sopar cada tres mesos i que et fan pensar que ets una mica la protagonista de Sexo en Nueva York i les que van amb tu al gimnàs i et recorden que "ni sexo ni Nueva York ". Els amics dels dissabtes a la nit, de les castanyades poc tradicionals, del Nadal al novembre i dels Sant Joan sense petards. Les amigues que ja s'han casat, han tingut un fill i esperen el segon, i les que encara busquen i no troben i es desesperen i s'enfoten de la seva desesperació. Els que treballen amb tu i veus fora de la feina i els que són amics de feina i prou. Els que formen part de la teva família i sempre s'ofereixen a carregar caixes a les mudances i els que viuen a l'estranger des de fa massa temps, però només trobes a faltar de tant en tant. El teu amic íntim d'infantesa i els records que us uneixen i l'amic més recent i de qui t'has enamorat profundament. La que t'ho posa fàcil per plorar sense vergonyes, que és la mateixa amb qui has tingut els atacs de riure més grans. L'amic amb qui et vas enrotllar i ara cap dels dos se'n recorda i amb el que has volgut enrotllar-te tota la vida i mai no has gosat. L'amiga detallista que sempre recorda les dates assenyalades i et fa quedar fatal quan tu no ho fas i la que, tot i el temps i l'espai, sempre serà especial.

Pels meus amics, a qui darrerament no he cuidat gaire i, malgrat tot, no han fugit.

Tatiana Sisquella

Tot i que no és just que avui posi fotos, perquè me'n deixo moltes, no podia quedar aquesta entrada només amb lletra...


miércoles, 29 de enero de 2014

No defallir


 Em van ensenyar a no defallir, a no decaure, a apretar les dents. Em van ensenyar a ser forta, a lluitar per allò que un vol. Em van ensenyar que no hi ha obstacles prou alts, que la constancia és el mitjà per aconseguir qualsevol cosa, però que si no és amb il.lusió tot lo demés no serveix de res. Em van ensenyar a no mirar enrera, i en cas de fer-ho que fos només per agafar impuls. Em van ensenyar que la única manera de ser feliç és deixar les expectatives enrera (assignatura pendent) i centrar-se en els objectius. Em van ensenyar que la paraula clau és : DISFRUTAR.

Vaig aprendre que ser feliç pot ser tan complicat com fàcil, que tot amb un somriure és més fàcil, que és igual que opinin els demés i que un és capaç de fer tot allò que es proposi.
Vaig aprendre que de vida només en tenim una,  que el temps és or i s’ha d’aprofitar fent allò que t’agrada, que totes les emocions són maques, que tots els sentiments d’alguna manera també poden ser-ho… Que si treballes d’allò que t’apasiona no hauràs de treballar ni un sol dia a la teva vida.
Vaig aprendre que hi ha una asignatura de la qual sempre t’has d’examinar i si aproves tens molts números de ser feliç: SOMIAR.

Fes tot allò que t’agradi, la vida es compon de la gent que t’envolta i tot allò que comparteixes amb ells. Aprofita tot allò que et faci creixer, i tot allò que faci mal només ha de servir per ser més fort. COMPARTEIX però sobretot ESTIMA'T!

I un cop escrit i llegit aquestes linees i amb un cansanci físic i mental important, puc anar a dormir sabent que per molt cansada que estigui, que per moltes coses dolentes que em puguin passar, demà si o si ha de ser un bon dia, i si no ho és, segur que tindré la fortalesa de començar de nou. Perque per sobre de tot l'objectiu és SER FELIÇ.


Gràcies aigua, si no hagués passat tantes hores dintre teu, probablement miraria el món amb altres ulls... menys forts!

No defallir, no decaure, no mirar enrera... Disfruta, somia, comparteix i... estima't!