viernes, 22 de marzo de 2013

Madrid

Voy paseando, anochece, estoy cansada, esta semana, como la mayoría, he trabajado mucho, muchísimo, tal vez demasiado, pero me siento bien. Es raro, pero no llevo ni bañador en la mochila, no voy vestida de CNM, ni de España, ni de FCB como habitualmente, voy vestida de calle, pelo liso, un bolso negro y un ipod reproduciendo mis canciones favoritas, no huelo a cloro ni voy a ningún campo de fútbol. Es raro, tampoco he venido a  visitar a ningún amigo, ni a la federación, ni a recoger ninguna distinción. Estoy sola, yo, una cerveza y Madrid. Es raro.

Mercado de San Miguel, la cerveza y yo, mucha gente o nadie, mucho ruido o silencio, todo depende con que ojos se mire. Mañana me esperan unas cuantas horas de clase así que decido saborear las pocas horas que me quedan paseando por el centro de Madrid, probablemente me gustaría estar acompañada y en parte lo estoy, depende con que ojos se mire. Sigo escuchando música y decido seguir paseando. Es de noche. Plaza Mayor, Sol, Alcalá... Y algún lugar más. Me siento en un banco, observo y pienso, el mundo se para, he ido tan estresada últimamente que no he tenido tiempo de respirar, así que cojo aire, pienso en el pasado, en el presente, en los míos y en que me deparará el futuro, reflexiono sobre lo que estoy haciendo, sobre mis objetivos y me pregunto una y otra vez hasta donde seré capaz de llegar y si realmente quiero hacer aquello que estoy haciendo... No tardo en responder, un claro ¡Sí!

Respiro hondo mientras miro a mi alrededor, Madrid es precioso, pero toca ir a descansar, hotel, un poco de tv, un par de llamadas, algún mensaje, ordenar las cosas y prepararlo todo para mañana, apuntes, libreta, ipad y boli, la segunda sesión presencial del Master de Alto Rendimiento espera. Buenas noches.

Comité Olímpico Español, ya no hay cerveza, un café en mano y temas interesantes, de los cuales sale uno que me va como anillo al dedo. ¡Capacidad! Nos explican que no todo es la base biológica, no todo es la genética, el deportista puede superar sus aptitudes con su capacidad y detrás de la capacidad hay una historia personal, que motiva, que empuja. Actitud, constancia, perseverancia, sacrificio, seriedad...
No sabéis la de discusiones que he tenido con entrenadores sobre los límites, sobre mi límite y por fin oigo a alguien decir que no todo es la base biológica, que no todo es la genética... oír todo esto me pone los pelos de punta.
Una historia, mi historia, me pongo a recordar... Capacidad, qué bonita palabra! Pero enseguida tengo que dejar de recordar siguen las materias, planificación del entrenamiento, táctica y pericia... En definitiva, una buena jornada.

Es de noche, ya no paseo, ahora escribo, sigue sonando la música en mi ipod, Atocha, ya en el ave descansando, es raro, vuelvo sin un resultado palpable, sin un número, pero vuelvo con un montón de conocimientos nuevos y pienso en todo lo que he aprendido, es raro, pero es "guai".
Me gusta Madrid, me gusta ir a Madrid y no pisar la M86, me gusta Madrid para venir a formarme, me gusta pasear por el centro de Madrid... Madrid tiene algo de magia, está claro, lo miro con buenos ojos.

Nos vemos el mes que viene, Madrid.





jueves, 7 de marzo de 2013

Al fin y al cabo... esto es lo que nos queda

El post de hoy no va de natación, tampoco de fisioterapia, ni de deporte. El post de hoy habla de algo que habitualmente no consideramos, de lo que no hablamos y a veces nos olvidamos. Es muy fácil hablar de nuestros logros, nuestro progreso, nuestros éxitos y alegrías, no tanto de nuestras penas, pero aun así, nadie se ha parado a pensar ¿que es lo que da sentido a nuestros logros, éxitos y alegrías?

El post de hoy está escrito después de recibir un mensaje de una persona a la que le tengo mucho aprecio, decía algo así como "Cuantas veces decimos que si no me llamas no te llamo y que si el/ella no me escribe, yo menos. Decimos y nos repetimos que no nos importa cuando por dentro estamos destrozados. Recuerda que en la vida se vive de momentos y de momento en momento se nos va la vida..." El mensaje seguía, era uno de estos mensajes que se envían en cadena, pero más allá del mensaje en si, detrás había un "me acuerdo de ti".

Hoy hablo de las relaciones, de las relaciones interpersonales, del vínculo que se crea entre dos personas. Hablaba antes de los éxitos, resultados y logros de alguien sean profesionales, deportivos o personales, hoy abro cualquier red social y está lleno de posts, frases y blogs de lo que uno entrena, el otro consigue, y hoy me gustaría que todo el que se leyera este blog se parara a pensar que pasaría si quedara campeón del mundo o consiguiera el mayor ascenso laboral y no lo pudiera celebrar, compartir o explicar a alguien. Los sueños compartidos se disfrutan mucho más, de hecho, yo creo que si no se comparten no se disfrutan. Detrás de cada satisfacción y trabajo personal son los demás los que le dan sentido, es así, yo lo creo así.

Cuando me paro a pensar en mi trabajo... Siempre me han dicho que no mezcle lo personal con lo profesional, cuantas veces me lo habrán dicho...! Pero por otra parte la magia de mi profesión está en el vínculo que se crea con el paciente y con su persona, y aunque no hay que olvidar nunca que cuando se está en la camilla se está trabajando, yo soy incapaz de no traspasar la línea paciente-fisio cuando la otra persona te muestra aprecio, comparte muchas de sus cosas contigo y te hace partícipe de su vida. Pues si, aunque la mayoría seguirán siendo pacientes, tengo que reconocer que alguna vez he roto la norma, he traspasado la línea y cuando ya no ha habido camilla, ni tratamiento me he quedado con grandes personas que han pasado a formar una parte importante de mi vida.

Por otra parte si me paro a pensar en mi etapa acuática... La grandeza de mis éxitos y parte de la clave de mi felicidad durante tantos años han sido las personas que han ido pasando a mi alrededor y que muchas de las cuales siguen formando parte de "mi gente". Solo hace falta acordarse del 8 de mayo del 2008, salí del agua y me pasé el día al teléfono, ese día igual que muchos otros, pero ese en especial no nadé sola, había mucha gente empujando y es eso, a parte del resultado lo que hizo especial el Mundial en Sevilla. ¿De que sirve cumplir un sueño y no poder abrazarte a alguien para celebrarlo?

El otro día leía una frase que decía: 

La gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste pero nunca jamás olvidará lo que les hiciste sentir.

Pues eso mismo, sentir y hacer sentir, hacer que las cosas que hacemos tengan sentido... amor, cariño, aprecio, amistad... sea lo que sea vale la pena compartirlo. Por eso este post es un pequeño homenaje a todos aquellos que han estado y están ahí, a un lado haciendo que aquello que haga cobre sentido.
Porque de mi etapa de nadadora no solo guardo resultados, guardo amigos y porque como fisioterapeuta no solo tengo pacientes, he conocido a grandísimas personas.
Gracias por ser, gracias por estar!

Y al fin y al cabo eso es lo que nos queda... Momentos, personas.

En algun momento hay que decidirse, los muros no mantienen a los demas fuera, sino a ti dentro. La vida es un caos, somos así. Puedes pasarte la vida levantando muros o puedes vivirla saltandolos. Aunque hay algunos muros demasiados peligrosos para cruzarlos. Lo único es que se si finalmente te aventuras a cruzar, las vistas al otro lado son fantásticas.




"dedicado especialmente a todas las patas de mi taburete"
"dedicat especialment a totes les potes del meu tamboret"