miércoles, 13 de agosto de 2014

Por volver a disfrutar


Me miro en el espejo y no me reconozco, hace tiempo que me pasa, mucho, tal vez demasiado... o no, quien sabe. Hasta ahora no lo he querido reconocer y solo he dado pequeños pasitos para intentar encontrarme de nuevo. No es que no haya sido feliz, eso sería mentir, pero tal vez no haya sido yo misma.
Hace cuatro años inicié un camino sin retroceso, un giro brutal en mi vida y difícil de aceptar porque la decisión había sido forzada, obligada, no era mi decisión. Ese camino, muy diferente, hizo que entrara en una rueda que cada vez se ha hecho más grande, que ha cogido más velocidad y que no os voy a mentir, me ha aportado mucho, pero tal vez me ha absorbido demasiado.

Pero todo pasa por alguna razón y esa rueda hace algo más de un mes se paró e hizo que tomara algunas decisiones, esta vez si, tomadas por mi.
Decisiones de trabajo, motivadas por trabajo y que afectan a mi vida personal. El destino ha querido que a través del trabajo conociera a grandes personas que pasaran de ser pacientes a ser amigos y que esos amigos casualmente practicaran deporte y eso y muchas otras cosas han hecho que el deporte me vuelva a unir a personas y el deporte se vuelva a unir conmigo y ahora si, empiezo a reconocerme, pero poco a poco esto solo acaba de empezar.
Pero ¡eh! ¡calma!! Que mi momento ya pasó, que mi momento ya lo tuve, ni quiero ni busco resultados, busco ocio, personas, buenos momentos y recuperar mi autoestima que aun no se donde la dejé...!
Me he prometido no volver a decir eso de... "quien me ha visto y quien me ve", me he prometido tener la fuerza de antes para superar todo lo malo y me he prometido volver a verme bien, disfrutar nadando, pedaleando y quien sabe si algún día corriendo (por ahora no...) Me he puesto retos personales, pero sobre todo me he propuesto sonreír, sonreír mucho!

Hasta ahora mi vida laboral iba en dos direcciones, la primera mis pacientes, la segunda el fútbol, pues bien esa decisión tomada es no seguir trabajando los fines de semana, por lo que mi etapa en clubes de fútbol ha terminado, y mi vida laboral ha empezado a ir en una sola dirección, toda mi fuerza concentrada para tratar, recuperar y estar por mis pacientes. Por una parte es una lástima que en el mundo del fútbol las mujeres no tengamos lugar, da igual lo buena que seas, o lo mala, por delante está el sexo, así que una vez asumido esto yo decidí que por delante del fútbol está mi vida personal y ahora con ello el deporte, porque os puedo asegurar que de lunes a viernes voy a trabajar como nadie, pero las brazadas, las salidas en bici y las esquiadas de los fines de semana no me las va a quitar nadie. Así pues una decisión laboral, motivada por temas personales que tampoco hubiera llegado sin esas personas a las que les agradezco eternamente lo que han hecho, que vuelva a disfrutar haciendo deporte, aunque sea de forma diferente. Gracias!

Así pues hoy le he quitado el polvo a muchas cosas:
A las fotos y recuerdos acuáticos...
A las medallas y a las copas ganadas...
A los diplomas y los recortes de prensa...
Simplemente para recordar quien soy para quitarle el polvo al bañador, para ir... al agua patos!!!

Como decía aquella canción del canto del loco que tanto habíamos escuchado en concentraciones de la selección....
Por volver a disfrutar...!

Empecemos...! que cuatro años son muchos y hay que ponerse en forma!!!